Raúl López: El adiós de un genio

00-raul-lopez_3920_1

Durante la pasada temporada, recibíamos la noticia de que uno de los mayores estandartes del baloncesto español en los últimos tiempos, Raúl López, finalizaría su carrera profesional.

Creo que esta noticia nos debe de entristecer en un doble sentido: por un lado, nos deja uno de los mayores talentos que ha deparado el baloncesto español, y por otro, comenzamos a presenciar la descomposición de los grandes ídolos de la llamada generación de los “juniors de oro” (en los últimos días, también ha anunciado su retirada Berni Rodríguez), que tantas alegrías nos ha dado a los amantes de nuestro deporte. Si nos fijamos en el rendimiento de jugadores como Pau Gasol, Juan Carlos Navarro o Felipe Reyes, puede sorprender la edad de esta generación, pero lo cierto es que este año ya cumplen todos 36 años (excepto José Manuel Calderón, que nació en 1981). A todos los aficionados españoles nos resulta difícil el aceptar que en un corto período de tiempo, tendremos que presenciar los partidos de la Selección Española sin jugadores como Pau Gasol, Juan Carlos Navarro, Felipe Reyes o el mismo Raúl López, que desde que conquistaran la primera medalla en el Eurobasket de Turquía en 2001, no han dejado de cosechar numerosos triunfos para nuestro baloncesto. Para muchos, ha sido la mejor selección europea de la historia, junto con la de Yugoslavia de últimos de los ochenta y principios de los 90.

Raúl López es natural de Vic (Barcelona), donde se inició como jugador hasta que con 15 años, se incorporaba a la cantera de la Penya. Como es natural en el club verdinegro, el jugador tendría una gran proyección y con 18 años, debutaba en el equipo de Liga ACB, de la mano del actual técnico del filial del FC Barcelona, Alfred Julbe. No obstante, como en todos los jugadores de aquella generación dorada, su punto de inflexión fue el Campeonato Junior de Lisboa, en el verano de 1999. En aquel Torneo, en el que ejerció de capitán, fue la gran estrella del equipo junto a Juan Carlos Navarro y Germán Gabriel (no olvidemos de que Pau Gasol tuvo un papel secundario).

Después de rendir a buen nivel como segundo base detrás de Iván Corrales en la primera plantilla del Joventut, el Real Madrid “tiró la casa por la ventana” en el verano del año 2000 para hacerse con sus servicios. Y es que el conjunto blanco, entonces dirigido por Sergio Scariolo, pagó la elevada cifra de 300 millones de pesetas por su traspaso, lo que supuso el segundo más caro de la historia de la Liga ACB, sólo superado por el fichaje de Milan Gurovic por el Barça. En su primera temporada como madridista no decepcionaba, aunque el equipo se vio superado por el Barça de un tal, Pau Gasol, tanto en la final de la Copa del Rey como de la Liga ACB. En el verano de 2001 es elegido en primera ronda del Draft por los Utah Jazz, superando a jugadores como Tony Parker, pero poco después,  sufre una rotura de ligamento cruzado en el Pabellón Polideportivo Pisuerga de Valladolid, que le obligó a estar de baja durante seis meses. Tras su recuperación, en el año 2002 decide “cruzar el charco” y se convierte en el tercer jugador español tras Fernando Martín y Pau Gasol, en competir en la mejor Liga del mundo, pero una nueva grave lesión, esta vez en un partido de preparación con la Selección Española, le deja un año fuera de las canchas y su debut con Utah se hace esperar. Durante la temporada 2003-04, todo marcha bastante mejor, ganándose minutos poco a poco, pero su mala suerte no cesa y, esta vez, se lesiona en la rodilla “buena”, la izquierda, justo a mitad de temporada, lo que le obliga a parar de nuevo.

Tras tres temporadas en Estados Unidos donde no termina de tener la continuidad necesaria, en 2005 decide aceptar la oferta del ambicioso proyecto del Akasvayu Girona y regresa a la Liga ACB. El equipo no cumple con las expectativas generadas pero el genial base sí pudo demostrar su calidad, así que tras finalizar la temporada, el Real Madrid decide apostar de nuevo por él. Con Joan Plaza en el banquillo, quizás haya sido la mejor versión que hayamos visto de Raúl López, siendo pieza clave para que el equipo conquistara la Liga ACB y la Copa ULEB en 2007.

Fueron tres temporadas donde el base se consolidó como uno de los mejores directores de juego del continente, lo que le permitió también regresar a la Selección Española, conquistando la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y el oro en el Eurobasket de Polonia 2009. En este año, Raúl afronta un nuevo reto, ya que nuevamente Sergio Scariolo lo recluta para su equipo, el todopoderoso Khimki ruso, formando pareja de bases con el también “junior de oro”, Carlos Cabezas. En el país soviético jugó durante dos temporadas y en 2011, se convierte en “Hombre de Negro” fichando por el Bilbao Basket, donde ha contribuido a escribir la etapa más brillante de la historia del club vasco. Junto con ex compañeros en el Real Madrid como Álex Mumbrú o Axel Hervelle, consiguen llevar al equipo por primera vez en su historia a disputar la final de la Liga ACB en 2011, cayendo ante el Barcelona, y también se proclaman subcampeones de la Eurocup en el año 2013, esta vez con el Lokomotiv Kuban como verdugo.

Todos los que rodean al baloncesto echarán de menos a uno de los grandes productos nacionales, incluyendo algunos de sus ex entrenadores, que han querido dejar de manera exclusiva en este artículo su opinión acerca de él:

Alfred Julbe (el que le hizo debutar en la Liga ACB con el Joventut): “Un privilegio haber podido entrenar a Raúl López en sus primeros años. Una persona muy educada en lo personal y en lo baloncestístico, con mucha magia en las manos”.

Chus Mateo (entrenador asistente de Sergio Scariolo cuando el base fichó por el Real Madrid): “Raúl es un soplo de aire fresco, una sonrisa que juega al baloncesto. Lo más parecido a un ilusionista que inventa pases donde no los hay…El talento al servicio del equipo, que disfruta haciendo mejores a los que le rodean”.

Charly Sainz de Aja (seleccionador campeón del mundo con la denominada generación de los “juniors de oro”, con Raúl López como capitán): “En mi opinión, el mejor base de la historia del baloncesto español hasta que se lesionó de gravedad. Jugador determinante en los éxitos de los juniors de oro por su gran calidad y capacidad de liderazgo. El baloncesto español le va a echar de menos y yo mucho más. Por favor, sigue vinculado al baloncesto, ya que puedes ser un magnífico entrenador”.

Recent Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search

resilencia0000038361-0000038441-001-G