TDK Manresa: lo suyo sí que fue una proeza

Home / Juanjo Segura / TDK Manresa: lo suyo sí que fue una proeza

TDK Manresa: lo suyo sí que fue una proeza

La temporada 1997-98 es una de las que han quedado marcadas para la historia de la Liga ACB. Y es que hasta entonces, la competición nacional había estado dominada por el Real Madrid y el FC Barcelona, y su dinastía solamente había sido rota por el Joventut de Badalona, conquistando cuatro títulos de campeón. Pero en aquel año, nuestra liga iba a contar con un nuevo dominador.

Con Barça y Madrid a la baja, inmersos en algunos conflictos internos, el gran favorito para conquistar el título era el entonces denominado como TAU Cemárica, actual Baskonia. Como no podía ser de otra manera, Josean Querejeta se había encargado de confeccionar una gran plantilla, liderada en el banquillo por Sergio Scariolo y en la pista por el formidable base, Elmer Bennet, secundado por escuderos de lujo como Juan Alberto Espil, Brent Scott, Lucio Angulo o un joven, Jorge Garbajosa, que ya comenzaba a despuntar. El equipo respondía a las expectativas y finalizó como líder de la fase regular, con un balance de 27 victorias y 7 derrotas. Parecía difícil que ni el Madrid ni el Barça pudieran hacerle frente en los playoffs y arrebatarle el título de campeón al conjunto vitoriano. Sin embargo, había un equipo que finalizó como sexto clasificado de la Liga Regular y que en su eliminatoria de cuartos de final, dio la sorpresa eliminando al tercero, Estudiantes, por tres victorias a una.

Aquel equipo era el TDK Manresa, que de la mano de un entrenador debutante en aquella temporada, Luis Casimiro, llamaba la atención por practicar un baloncesto alegre y descarado, que le hacía conectar con sus aficionados. Lejos de conformarse con el inesperado pase a semifinales, el conjunto catalán superó con contundencia a todo un Real Madrid, que contaba en sus filas con estrellas del calibre de Dejan Bodiroga (MVP de la temporada) o Alberto Herreros, por el mismo balance de tres victorias a una. Por lo tanto, un equipo con uno de los presupuestos más modestos de la competición y que había tenido que emplearse a fondo para clasificarse entre los ocho primeros, conseguía meterse en la final para disputarle el título al todopoderoso TAU, que se había deshecho con facilitad del Barça de Sasha Djordjevic, por tres victorias a cero.

La Liga ACB contaba con dos equipos novatos en una final y desde el primer partido disputado en Vitoria, el TDK dejó claro que iba en serio a por el título, derrotando a su rival en la prórroga por 83-95. En el segundo asalto, los de Scariolo consiguieron igualar la eliminatoria, pero en los dos choques disputados en un abarrotado Nou Congost, el equipo manresano no dejó escapar la oportunidad y sentenció la eliminatoria, proclamándose contra todo pronóstico como campeón de Liga ACB. Fue un hecho sin precedentes el que el sexto clasificado de la fase regular consiguiera conquistar el título, toda una proeza.

En aquel plantel, destacaba por encima de todos la figura de Joan “Chichi” Creus, que con 41 años, era el líder del equipo dentro y fuera de la pista. Sumó su segundo título de Liga y fue designado como MVP de la final. Para alcanzar la gesta, contaba principalmente con la ayuda de tres americanos de un enorme potencial: por un lado, Derrick Alston, un jugador con multitud de recursos en ataque y que su rendimiento en esa temporada le permitió firmar un contrato de dos años con el FC Barcelona. Después estaba su pareja de baile en la pintura, Bryan Sallier, que suplía sus carencias físicas (apenas medía 2,02 metros) con una gran agresividad en su juego. Por último, el escolta, Herb Jones, anotador de rachas pero que también destacaba en tareas defensivas, ya que fue el encargado de anular a Bodiroga en la eliminatoria de semifinales. Aparte de las cuatro principales referencias del equipo, los otros ocho componentes de la plantilla eran todos jugadores catalanes y los nombramos a continuación:

  • Jordi Singla: era el tercer pívot en la rotación. Se trataba de un jugador rocoso y el capitán del equipo.
  • Pere Capdevila: alero titular de una gran calidad. Actualmente, es el Director de cantera del FC Barcelona.
  • Paco Vázquez: tirador experto. Fue internacional absoluto con la Sección Española y completó una gran trayectoria en la Liga ACB.
  • Quique Moraga: pívot con grandes cualidades pero que nunca terminó de consolidarse al máximo nivel. Conquistó algunas medallas con la Selección Española en categorías inferiores.
  • Lisard González: formado en la cantera del FC Barcelona y también fue internacional español en categorías de formación.
  • Román Montañez: por aquel entonces, era el más joven del equipo, la gran promesa. A día de hoy, todavía milita en la plantilla y acumula un total de 17 temporadas en la Liga Endesa.
  • Jesús Lázaro: base cordobés encargado de dar minutos de descanso a Creus.

Este último, que entre otras cosas, continúa con su carrera de entrenador y es colaborador de Entrenandobasket, me comentaba durante el pasado verano lo siguiente: “Desde el principio, sabíamos que podíamos ser campeones”. Es evidente que no se equivocaron…

Recent Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search

ognjen-kuzmic-crvena-zvezda-mts-belgrade-eb16-7jegyriy4cmplxj4unnamed-49