Viajando por los Balcanes

Home / Sport / Viajando por los Balcanes

Viajando por los Balcanes

¿Qué hacer las próximas Navidades? ¿Viajo? ¿Dónde puedo ir? Son algunas de las preguntas que merodeaban por mi cabeza…

Y una ciudad hace presencia en mi cabeza: Belgrado. ¿Cuántas veces había dicho que me encantaría visitar, conocer y disfrutar la que se considera una de las ciudades de baloncesto? Para muchos la Meca del baloncesto, para mí, por supuesto. Por pasado y por presente.

Lo primero era indagar, ¿podría ver algun partido?, ¿Podría entrevistar a alguien? La cabeza y las emociones iban a una velocidad de vértigo, aunque todo sea dicho, no se acercarían lo más mínimo a la realidad que viviría días más tarde. La ilusión dió paso a la realidad y la experiencia empezó…

23 de Diciembre, salida de Barcelona dirección Zagreb. Sí, habéis leído bien, aunque la idea inicial era viajar sólo a Belgrado, finalmente decidí que los primeros 5 días de esta aventura baloncestística fuesen en una de las ciudades que tuvieron la suerte de ver crecer al Mozart del baloncesto, al Genio de Sibenik, al desgraciadamente desaparecido Drazen Petrovic. Nerviosismo, incertidumbre y recordando las palabras antes del viaje de mi amigo Raul, un “enfermo” del baloncesto de la antigua Jugoslavija. Se moría de envidia, como me pasaría a mí, eso sí, una envidia muy sana de la experiencia que me esperaba.

Llegada al aeropuerto y sin tiempo que perder con las maletas a cuestas, directo al Dom Sportova, me esperaba un ¡¡¡Cibona -Sibenik!!!, los dos ex-equipos de Drazen. Esperaba un ambientazo por todo lo alto, pero que iluso, nada más lejos de la realidad. Un cuarto de entrada y gracias (y con entrada libre y gratuita). ¡¡¡Qué daño está haciendo a las Ligas Nacionales el Globalismo…!!!

Eso sí, el ánimo seguía intacto. Al día seguiente me esperaba uno de mis momentos TOP, uno de los que me hacía más ilusión, un auténtico plato fuerte: tenía el privilegio de entrevistar a Aleksandar Petrovic, actual seleccionador croata. Fueron 2 horas apasionantes, donde Aza no rehuyó de hablar sobre ningún tema, todo lo contrario. Le gusta ser claro aunque sea políticamente incorrecto. Pudimos charlar sobre él, su hermano y sobre la actualidad. Agradecer las facilidades, la amabilidad y la predisposición de la familia Petrovic (no puedo dejar de nombrar a su madre Biserka, una magnífica anfitriona) y de los trabajadores en el museo Drazen Petrovic.

¿Cómo os sentiríais vosotros si además de lo explicado os dejasen todo el tiempo del mundo para visitar dicho museo, hacer una visita guiada por la histórica zona de trofeos de la KK Cibona (Košarkaški klub Cibona –#HejaHejaCibosi)  y poder pisar el mítico Košarkaški Centar Drazen Petrovic que tantas y tantas gestas ha vivido a lo largo de su historia? Puno hvala (muchas gracias), familia Petrovic.

Solo me faltaba una visita obligada. Mi compañero en parte de esta aventura Jordi Sampietro (en Belgrado), me había recomendado la visita a la tumba de Drazen en el cementerio Mirogoj. Un santuario… Allí se reune la gente cada año para el aniversario de su muerte, con su madre Biserka como anfitriona. Se trata de un cementerio enorme. A modo de anécdota, la primera persona que pregunté por azar supo indicarme sin titubeos donde encontraría al genio de Sibenik. En media hora que estuve allí, toda persona que pasaba se detenía y le dedicaba unos minutos (alguno incluso dejaba alguna vela) y se marchaba. Gracias Jordi, una gran recomendación.

Mi estancia en Zagreb concluyó viendo a un nuevo rico como Cedevita Zagreb contra Crvena Zvezda (Estrella Roja) correspondiente a la Liga Adriática. Era el primero de 3 partidos que iba a ver de los serbios, uno de los equipos de moda de la nueva Euroliga. Y sí, otro chasco, poco más de ¾ de entrada y muy lejos del ambiente que esperaba encontrarme.

¡¡¡Y ahora sí!!!Rumbo a Belgrado, el principal motivo del viaje. Sin tiempo para deshacer las maletas, Jordi Sampietro me recogió y me enseñó parte de la cantera serbia, en concreto asistimos a un partido de las categorías inferiores del FMP Zeleznik en una de sus muchas instalaciones. Empiezo a empaparme de su cultura deportiva: máxima disciplina y respeto absoluto a su entrenador. ¿Otras sorpresas? Su genética… Personas nacidas para el baloncesto. Seguro que si James Naismith, cuandó creó este maravilloso deporte, hubiese podido escoger un rincón del mundo donde llevarlo a cabo, hubiese sido este.

Un par de días para situarme, ver y comprobar el sentimiento nacionalista de los serbios, cómo son de buenos anfitriones y como de orgullosos estan de su país. Dos días en los que sin el acompañamiento de Jordi Sampietro no hubiese sido lo mismo, charlas y más charlas, todas con un denominador común: el baloncesto. Me ayudó a entender el carácter ganador de este país, su ética de trabajo en el deporte y una metodología que él vive, siente, cree e intenta dar a conocer con su proyecto Belgrado Basketball. Turismo y baloncesto en Belgrado a la vez. ¿Un ejemplo? Muy curioso dónde están ubicados los inicios de las canteras de Partizán y Estrella Roja, junto a las murallas de la simbólica fortaleza deKalemegdan.

¿Pero cuál era el verdadero bombazo de este viaje? Sin duda alguna, ver un partido de alto voltaje del Crvena Zvezda (Estrella Roja o Red Star) en casa. En esta ocasión no hubo decepción, más bien todo lo contrario, superó cualquier expectativa. No sé si seré capaz de transmitir todo lo vivido… Kombank Arena, Nuevo Belgrado, mas de 22.000 personas y el mejor ambiente de baloncesto jamás vivido. 22.000 gargantas que no se cansan de animar, cantar, protestar y empujar a un equipo, que indudablemente tiene un plus impagable con este magnífico apoyo. No hay duda de por qué allí han caído todos y cada uno de los grandes de Europa. Si a esto le añades que el rival es el CSKA, el actual campeón, podéis imaginaros… 40 minutos de máxima intensidad, un gran partido, Teodosic volvía a casa, ambientazo en mayúsculas. Sí, estuve en una nube, nube que recomiendo a cualquier amante el baloncesto, no os decepcionará. Si además gana el equipo de casa como en este caso, la fiesta es completa: comunión entre jugadores y público, cantando y saltando al finalizar el partido. Cómo de importante es que un jugador se sienta orgulloso de donde juega y qué significa el poder defender esa camiseta… ¡¡¡Cuánto deben aprender algunos equipos y sus jugadores que se creen grandes!!!

Y como no podía ser de otra manera, había más sorpresas reservadas en este viaje. Durante el partido entablé relación con un periodista serbio y me explicó que podíamos entrar en el vestuario después del partido sin problemas. ¿Increíble no? (Pero real). Otro aspecto del que tenemos que aprender, las facilidades a los medios de comunicación. No sólo por este detalle, sino la normalidad con la que se facilitaron las diversas acreditaciones para los diferentes partidos. No fue solo flor de un día, muchas gracias Cibona, Cedevita, Partizan y Estrella Roja. ¡¡¡Muchas gracias!!! ¡¡¡Mnogo vam hvala!!! Por supuesto agradecer a toda la plantilla de Estrella Roja su naturalidad, pero quiero hacer mención especial a Simonovic, Kuzmic i Jenkins. ¡¡¡Unos cracks!!!

Evidentemente, después de este subidón, era difícil encontra algo que se le acercase, pero ver un partido en histórico y mítico Pionir (actual Aleksandar Nikolić Hall, considerado el padre del baloncesto yugoslavo) para ver a un no menos histórico Partizan. Aunque ni el rival (Szolnoki Olaj) ni la competición (Basketball Champions League) acompañaban, la verdad es que el sentimiento de orgullo por pertenecer a un equipo se podía percibir en todos y cada uno de los aficionados. Oírlos cantar y animar todos a una fue brutal. Por supuesto, y sin dudarlo, visita obligada también.

Por todo esto y muchas aventuras más, Crvena Zvezda (#WeAreTheTeam) i Beograd han pasado a formar parte de mi y de mi historia en el mundo del baloncesto. Siempre fui un enamorado del baloncesto de la antigua Jugoslavija, y ahora puedo afirmar que no era un amor platónico.

 

David Armadàs Grao

Recommended Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search

16/03/2008. SAN FERNANDO. CÁDIZ. BALONCESTO ANDALUCÍA-MADRID./ ROMÁN RÍOS.will-clyburn-darussafaka-dogus-istanbul-eb16-3