¿Qué nos mueve?

Home / Sport / ¿Qué nos mueve?

¿Qué nos mueve?

Comienza para mí una nueva actividad; buscaré a través de esta forma de comunicación generar un intercambio de opiniones, experiencias y compartir conocimiento -enfocado en la preparación física del básquetbol- que nos permita enriquecer nuestras prácticas diarias.

Quiero agradecerle a Jordi Sampietro por la invitación a formar parte de este espacio de referencia mundial, que me da posibilidad de disfrutar mi pasión de otra forma.

Antes de profundizar en lo que “pura y duramente” compete al entrenamiento, me gustaría invitarlos a revisar nuestro interior y reencontrarnos con lo que nos impulsa a movernos, a superarnos y a romper las barreras de la excelencia. Para esto quiero hacer referencia al libro “Jugar con el corazón”, de Xesco Espar -ex jugador y entrenador español de balonmano-, obra que considero de cabecera para incentivar la motivación, siendo no solo de utilidad para los involucrados en la temática, sino que trasciende al deporte y extrapola sus mensajes a cualquier ámbito de la vida humana.

El autor identifica tres requisitos para lograr los objetivos, que serán los cimientos de esta publicación que compartiré con ustedes.

El primero es actuar con y desde el corazón, dejar un tanto de lado la cabeza, es decir, estar más atentos a lo que queremos y no a lo que pensamos. Porque la cabeza procesa información y analiza, pero el corazón nos contacta con nuestros deseos más profundos, que son los que nos movilizan: “La cabeza nos hace ser lógicos y el corazón nos hace soñar.”

Poner el foco en nuestros propósitos más profundos es el segundo requerimiento que expone el autor. Un ejemplo: en muchos casos las personas orientan sus fuerzas en enriquecerse, este es un nivel muy superficial de propósito porque, seguramente, anhelamos el dinero para comprar una casa, intención que se encuentra en un nivel mayor de profundidad que el anterior. Y si ahondamos un poco más, nos damos cuenta que la casa nos interesa porque deseamos seguridad para nuestra familia, este último sí es un deseo más profundo. “El movimiento se crea por la emoción y cuanto más profunda la emoción, más rápido el movimiento”, resume Espar.

Y, en tercer lugar, por encima de todo, lo que hay que hacer es crecer. Debemos superar nuestro nivel de rendimiento, animándonos a encarar nuevos desafíos. El máximo será determinado por nuestra situación de vida actual, el conocimiento adquirido y nuestra capacidad actual.

“(…) para ser un ejemplo inspirador hay que creer en lo imposible, en lo que ahora te parece imposible. Si tus circunstancias actuales son el punto de referencia para tomar tus decisiones o plantearte objetivos, limitas tus posibilidades y nunca serás más de lo que eres. No queda otra opción que creer en lo imposible y lánzate al vacío, creer en lo que aún no tienes – porque de hecho aún lo mereces- y atreverte a cambiar tus circunstancias. Para llegar a la excelencia hay que formarse, para traspasarla hay que transformarse.”

Gracias,

Mauricio Mendoza

Fundador  Elite Performance TT

PRÓXIMO ARTÍCULO: Demandas físicas en el Básquetbol.

Recommended Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search

15540752_590806191129514_125825626807367022_ounnamed (1)