ASUMIR RIESGOS EN DEFENSA COMO FILOSOFÍA DE JUEGO: EL SALTAR Y CAMBIAR

Home / Gabriel Loaiza / ASUMIR RIESGOS EN DEFENSA COMO FILOSOFÍA DE JUEGO: EL SALTAR Y CAMBIAR

ASUMIR RIESGOS EN DEFENSA COMO FILOSOFÍA DE JUEGO: EL SALTAR Y CAMBIAR

Creo que los entrenadores debemos ser lo suficientemente humildes para reconocer que poco o nada (en mi caso) de lo que decimos nos pertenece. Es decir, que la mayoría de cosas que aplicamos, trabajamos, impulsamos, etc. Las hemos visto a otros entrenadores, manifestaciones propias e innatas de algunos jugadores, etc.

Siempre me ha gustado el asumir riesgos en defensa, porque creo que el modelo de juego que utilizamos debe ir más allá de la consecución o no de unos objetivos meramente competitivos y exitistas. El modelo debe ser un reflejo del contexto, de la cultura, de la sociedad, del nivel presente y futuro de los jugadores y de nuestra idiosincrasia y filosofía como entrenadores. Es por esto, que en el asumir riesgos en defensa, forzar los errores del rival, atacar al ataque, etc. Es donde más cómodo me siento y más identificado.

Desconozco muchos principios de nuestro juego, por no decir la mayoría, por esto pienso que los entrenadores debemos ir “bebiendo” de diferentes fuentes más cercanas o menos a nuestra formar de pensar el baloncesto. Adquirir cultura deportiva, coger lo que nos parezca útil y saber “filtrar” la información, son requisitos indispensables como entrenadores. Debemos respetar a los jugadores que entrenamos y la única forma de hacerlo es no conformarnos con lo que creemos o en su día aprendimos de tal u otra forma. El baloncesto se caracteriza por su enorme dinamismo (que ya quisieran muchos otros deportes) y su constante evolución (a veces con desaciertos) hay un baloncesto más atractivo y comprensible para el que lo ve. Los entrenadores debemos tener pasión y los jugadores han de ver nuestra ilusión y compromiso para que ellos nos sigan.

Como he dicho al empezar el artículo, nada de lo que digo me pertenece. Todo lo que voy a escribir aquí sobre el salto y cambio son aspectos que he ido sacando de Clinics de Jota, Carles Duran, Txus Vidorreta, Chus Mateo y George Karl y que he pensado como útiles para seguir construyendo mis ideas de juego o para complementarlas de forma puntual. A partir de éstos, he sacado una serie de conclusiones con posibles RIESGOS, VENTAJAS o DESVENTAJAS de su utilización.

La defensa tiene como principal objetivo hacer que el ataque no juegue a lo que realmente quiere. Para ello, el baloncesto nos ofrece múltiples opciones tanto en individual como por espacios. Todas estas opciones buscan que el ataque no pueda elegir a qué quiere jugar.

A todos los entrenadores nos gustaría que todo estuviese reglado por normas y que éstas no tuviesen excepciones. Sin embargo, toda norma tiene excepciones y más en deportes de cooperación-oposición donde la incertidumbre juega un papel fundamental e indispensable. Es por esto, que las normas no deben ser una constante, sino que deben servir para que el jugador pueda tomar decisiones. Estas decisiones deben contemplar y permitir que el jugador se equivoque, pues sólo así las seguirá tomando sin miedo a las represiones de un entrenador en la banda. Hay que PROTEGER al JUGADOR, PERMITIR EL FALLO.

El saltar y cambiar necesita:

  • Sorprender al ataque: el ataque deberá reaccionar ante ese cambio de acuerdo a su filosofía de juego.
  • Comunicación entre los defensores
  • Delimitar espacios de actuación: a toda pista (muchos riesgos por la cantidad de espacios), ¼ de pista (menos riesgo por espacios, pero todos los tiros son fáciles) y ½ de pista (menos espacio a recorrer y más éxito.
  • Buscar razones para ese saltar y cambiar: características del rival, jugadores propios y contrarios, etc.

Las dos formas de jugar este saltar y cambiar son originariamente el salto de cara (menos sorpresivo y permitiendo el pase más fácil que es el frontal hacia delante) y el salto por la espalda donde el defensor del balón decide cuándo interponerse a la trayectoria del balón y se inicia así un “sistema” de ayudas y rotaciones. De modo que el balón siempre esté presionado.

Como en toda defensa, es prioritario DOMINAR la defensa del 1c1. En el caso del saltar y cambiar por espalda, será fundamental dominar el paso de acompañar a cerrar el camino. Se acompaña con carrera frontal y no desplazamiento lateral y tras cerrar el camino, nos pegamos a balón (importante el uso de las manos).

Este tipo de defensa obliga a que haya ayudas defensivas con la siguiente problemática: podemos hacer que los defensores de balón “se relajen”. Para ello, es necesario construir las defensas a partir de las situaciones de 1c1 (normas, principios, etc.) y que éstas se mantengan en el resto de propuestas defensivas de un equipo (el JUGADOR CRECER A PARTIR DEL 1C1).

Las 3 principales normas son las siguientes: balón apretado, línea balón y línea de pase abierta.

Los dos conceptos fundamentales para desarrollar esta defensa sorpresiva son la línea de pase y la línea balón, son los aspectos fundamentales a desarrollar.

Defensa línea de pase

  • Entre balón y atacante: no entre defensor y aro, para evitar cortes por delante y la puerta atrás no puede darse por las ayudas de los demás defensores
  • Saltar a balón
  • No cerrada a balón
  • Estar en una posición que podamos ver a balón y a nuestro defendido
  • Más cerca de balón y aro que nuestro atacante.

img1

Defensa línea de balón

  • Perpendicular a banda. Tras adoptar la posición de línea de pase es fundamental llegar a línea balón. Siempre respetando la anterior norma de defensa línea de pase (hombre y balón)
  • En un saque de fondo PRESIONAMOS el saque (no permitimos saques fáciles). Tras el pase recuperamos y vamos a línea balón. Buscamos desactivar ese inicio de juego.
  • Si hombre balón nos rebasa, sprintamos hasta PONERNOS POR DELANTE DE BALÓN (no lateral) recuperando con pasos cortos (sin saltos y en equilibrio)

Cuando jugador que defiende balón sorprende girándose negando el camino del atacante, el defensor a su espalda salta a balón. A partir de ahí, se establece que es fundamental PROTEGER EL POSIBLE PASE MÁS FÁCIL y MOVERSE CON BALÓN para estar cerca cuando haya que saltar. Hay que seleccionar el momento adecuado de este salto y cambio, por ejemplo, cuando jugador acaba de pasar medio campo (así jugamos con la posibilidad del campo atrás)

img2

La rotación que establezcamos tras este saltar y cambiar vendrá determinada por las normas que nosotros queramos implantar. Puede ser cambio entre dos jugadores, tres o involucrar a todos los defensores en función de las características de nuestros jugadores, objetivos, etc. Personalmente me gustan al menos cambios entre tres jugadores, pues permitirá una constante actividad y fomentará la OBLIGACIÓN DE COMUNICARSE. Si la rotación NO es múltiple, el defensor 2 del gráfico anterior únicamente debería fintar y recuperar para facilitar la llegada de 1. Si la rotación es múltiple, el defensor 2 se queda con 3 y 1 va a recuperar al otro lado tras el salto y cambio. Esta rotación debe tener una dirección DIAGONAL, de modo que 1 primero proteja aro y VEA AL JUGADOR QUE QUEDA SOLO. Los entrenadores normalmente emparejamos a los jugadores según características. Este tipo de defensa, NOS OBLIGA A CONSTRUIR JUGADORES POLIVANTES.

En la defensa, es fundamental el uso de fintas defensivas que inviten al jugador atacante a hacer lo que nosotros queremos hacer. En estas, es INDISPENSABLE EL USO DE LAS MANOS para buscar cualquier corte de pase

Por desgracia en unos momentos y otros por suerte, el ataque es quien lleva la iniciativa en el juego, porque es el poseedor del móvil. Por tanto, no siempre se podrá orientar hacia banda y habitualmente el jugador ganará centro. En este caso, se produce el cambio tras parar al jugador balón el defensor en ayuda (no sería sorpresivo). Se daría el saltar y cambiar CUANDO NOS REBASAN

En definitiva, el jugador debe tener claras las rotaciones, qué es la línea balón y línea de pase y cuándo saltar (comunicación).

Me parece mucho más útil y sorpresiva el saltar y cambiar a la espalda de modo que el jugador con balón no lo espere (ES FUNDAMENTAL NO APLICAR ESTA DEFENSA DEL SORPRENDER Y CAMBIAR DE FORMA CONSTANTE, PUES EL COMPONENTE SORPRESIVO SE PIERDE) y el pase más sencillo que queda es en horizontal, no vertical a aro, por lo que ganaríamos tiempo (8 segundos para pasar medio campo, 24 de posesión… APROVECHEMOS REGLAMENTO). Además, con esta defensa, el jugador que defiende a balón es quien marca cuándo se puede hacer el saltar y cambiar ya que de otra forma podría darse la situación de que balón quedase en algún momento “descubierto y no defendido” por falta de entendimiento entre defensores.

A modo de síntesis, no sé si este artículo os servirá o no, lo que sí pienso y en lo que creo fervientemente es en que debemos aprovechar y “beber” de todas las opciones tácticas que nos brinda este deporte, su reglamento, sus jugadores, etc. Pero siempre HACIENDO AQUELLO EN LO QUE CREEMOS, de manera que nuestro estilo sea encajable con nuestro equipo. Con esta y cualquier defensa debemos seguir primando la responsabilidad del 1c1, la comunicación en defensa, ayudas defensivas, solidaridad y ACTIVIDAD (enlazar esfuerzos) sin olvidar los conceptos técnicos, tácticos y estratégicos.

Los entrenadores somos líderes de colectivos y los grandes líderes deben hablar poco y arriesgar bastante en pos de una mejora colectiva (SACRIFIQUEMOS ALGO NUESTRO EGO) sabiendo equilibrar el coste-beneficio de esos riesgos e involucrar (y todo lo que conlleva) a los jugadores, los verdaderos protagonistas de este juego.

 

Gabo Loaiza Pérez (@gaboloaizaperez)

Entrenador Superior de Baloncesto en prácticas

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte

Cursando Màster Rendiment Esportiu: Tecnificació i Alt Nivell en Deportes Colectivos

Entrenador en JAC-SANTS

Recommended Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search

SERGIO_LLULLimage (13)